Tiempo antes de Cristo

>

por Randolph Dunn - El editor de BibleWay
Se otorga permiso para reproducir lecciones sin fines de lucro y sin modificaciones.


a elcaminobiblico
        Descargar como PDF          Ir a versión in Inglés "Time Before Christ" ¿Tiene una Pregunta Bíblica?


Tiempo antes de Cristo

Tabla de contenido
Creación y Caída
Los Primeros Hombres
Su Elección
Las Promesas de Dios
Pecado Grave
Esclavitud
Liberación
Las Tablas de Piedra del Pacto>
Aceptable a Dios
Profetas del Antiguo Pacto

Creación y Caída

Génesis 1-3

Hablando de la creación, Génesis 1:1-3 dice: "En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz". Mientras Juan 1:1-3 dice: "En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho". Lo único que el hombre sabe sobre el principio es lo que Dios ha elegido revelarle. Las teorías de los "hombres eruditos" no están probadas y, a menudo, son contrarias a lo que se ha revelado.

El último día de la creación como se registra en Génesis 1:26-27 fue así: "Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó". Esta creación fue diferente de todas sus otras creaciones, ya que el hombre fue hecho a semejanza de Dios, a su imagen. El hombre no es una copia exacta de Dios. El hombre fue creado carne y sangre mientras que Dios es espíritu.

Dios puso al hombre en medio del resto de la creación para gobernar y tener dominio sobre él. Le dijo al hombre, Adam, que lo trabajara y lo cuidara. "Y mandó El Señor Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás". (Génesis 2:16-17)

El diablo tomó la forma de una serpiente para tentar a Eva, mintiéndole. "Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella." (Génesis 3:6). Santiago define el proceso de la tentación: "…sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte". (Santiago 1:14-15)

Para Eva, la fruta era agradable a la vista y deseable para hacerla sabia, pero la desobediencia tiene consecuencias. En este caso la consecuencia fue inmediata. Sin embargo, en algunas situaciones el pecado puede no ser descubierto hasta el juicio cuando uno se enfrenta a Dios. Fueron sacados del paraíso a una tierra de trabajo y dolor. Dios el Señor dijo entonces a la serpiente:

"Por causa de lo que has hecho, ¡maldita serás entre todos los animales, tanto domésticos como salvajes! Te arrastrarás sobre tu vientre, y comerás polvo todos los días de tu vida. Pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y la de ella; su simiente te aplastará la cabeza, pero tú le morderás el talón. A la mujer le dijo: Multiplicaré tus dolores en el parto, y darás a luz a tus hijos con dolor. Desearás a tu marido, y él te dominará. Al hombre le dijo: Por cuanto le hiciste caso a tu mujer, y comiste del árbol del que te prohibí comer, ¡maldita será la tierra por tu culpa! Con penosos trabajos comerás de ella todos los días de tu vida. La tierra te producirá cardos y espinas, y comerás hierbas silvestres. Te ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la misma tierra de la cual fuiste sacado. Porque polvo eres, y al polvo volverás". (Génesis 3:14-19)

Con este pecado, tanto Adán como Eva se separaron de Dios y tenían que reconciliarse con Él. Lograr esto requería un sacrificio perfecto por su pecado de desobediencia.

Preguntas
1. El Verbo existió antes de la creación.
         

2. La única instrucción que Dios le dio a Adán fue no comer del árbol de la ciencia (conocimiento) del bien y del mal.
         

3. Adán, al igual que toda la humanidad, fue creado…
     Exactamente como Dios.
     Como todos los demás animales que respiran aire.
     A semejanza de Dios.

4. Eva no entendió que no debía comer del fruto del árbol de la ciencia (conocimiento) del bien y del mal.
         

5. Adán y Eva pecaron porque…
     Comieron la fruta prohibida ya que tenían hambre
     El diablo en forma de serpiente los obligó a comer la fruta prohibida.
     Desobedecieron a Dios al ceder a la tentación y decidieron comer la fruta prohibida.

6. Como Eva comió del fruto prohibido, Adán no tuvo otra opción ya que Dios había hecho a Eva para él.
         

Los Primeros Hombres

Adán y Eva
Eva, sabiendo que Dios les ordenó que no comieran del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, cedió a sus deseos, comió del fruto y le dio a Adán y él también comió. El diablo en forma de serpiente los había tentado para que pecaran. Esta acción de desobediencia resultó en que fueran expulsados del paraíso, el Jardín del Edén, y sufrieran otras consecuencias de su pecado. Las consecuencias fueron la separación de Dios, el dolor y la muerte.

El mayor dolor que Adán y Eva sufrieron pudo haber sido cuando un hijo, Caín, mató a otro hijo, Abel. El pecado estaba presente antes del asesinato ya que el corazón de Caín no era puro ni santo. Tanto Caín como Abel ofrecieron sacrificios a Dios. Pero Caín se enojó porque la ofrenda de Abel a Dios fue aceptada y la suya fue rechazada.

Caín y Abel

En Hebreos 11:4 leemos que la ofrenda de Abel fue por fe. La fe se basa en el conocimiento y el amor. Así que la acción y la actitud de Abel agradaron a Dios, mientras que la de Caín no. Dios dijo acerca de la ofrenda de Caín- "Si hicieras lo bueno, podrías andar con la frente en alto. Pero, si haces lo malo, el pecado te acecha, como una fiera lista para atraparte. No obstante, tú puedes dominarlo". (Génesis 4:7 NVI). Por lo tanto, parece que el objeto que Caín ofreció no era aceptable o su actitud era inaceptable o ambas cosas. Es posible que no haya ofrecido lo mejor que tenía, que haya ofrecido algo no autorizado o que haya ofrecido exactamente lo que se requería pero con una actitud distinta a la de amor hacia Dios. Cualquiera que sea la situación, Dios no estaba contento y Caín sabía por qué. Como castigo, la tierra no le daría frutos y se convertiría en el perpetuo errante.

Noé

Dios le dijo a Noé lo que debía hacer para salvar a las personas justas de perecer en el diluvio inminente. Sin duda, estas instrucciones parecen ser inusuales pero muy explícitas. Incluso, es posible que Noé haya cuestionado cómo un arca hecha sólo con un tipo de madera exactamente de ese largo, ancho y alto con sólo una ventana y puerta podría salvarlo a él y a su familia. Sin embargo, comenzó a construir inmediatamente advirtiendo a otros de las consecuencias de su estilo de vida rebelde y pecaminosa. En Hebreos 11:7 leemos " Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe".

Resumen

Hasta ahora, en sólo seis capítulos del primer libro de la Biblia, hemos visto tres casos en los que el hombre desobedeció los mandamientos de Dios, anteponiendo sus propios deseos. Uno desobedeció porque un fruto era agradable a la vista y podía hacerlo sabio; otro desobedeció presentando una ofrenda, un acto de adoración, que no era agradable a Dios, y un grupo desobedeció porque los pensamientos y la intención de su mente eran continuamente malos. Dios estaba disgustado en todos los casos, juzgando sus acciones contra su norma, su Palabra. Un Dios justo, el creador de todos, estableció consecuencias que consideró apropiadas por el mal comportamiento.

Preguntas
1. La ofrenda de Caín no era aceptable porque…
     La suya era una ofrenda de grano en lugar de una ofrenda de animales.
     Caín no fue obediente y por eso pecó con su ofrenda.
     Se guardó lo mejor para sí mismo.
     No fue revelado.

2. Noé siguió exactamente el plan de Dios y no sustituyó su propia opinión por la de Dios.
         

3. La fe de Noé se basó en
     Sus sentimientos acerca de lo que Dios quería.
     La opinión de otra persona sobre lo que Dios quería.
     Conocimiento de lo que Dios dijo que quería.

4. Dios está disgustado cuando las personas creadas a su semejanza lo desobedecen.
         

5. No hay consecuencias por rebelarse y desobedecer a Dios.
         

Su Elección

Génesis 7-10

Noé fue un hombre justo que obedeció a Dios. Por fe construyó un arca y salvó a la humanidad de ser eliminada. Después que terminó de construir el arca, Noé y su familia entraron en ella y Dios hizo que todos los animales que respiraban aire entraran en el arca. Después que Dios cerró las puertas del arca abrió las fuentes de las profundidades y las ventanas del cielo para que inundaran la tierra. Después de días y meses las lluvias cesaron. Luego Noé, su familia y los animales salieron del arca.

Noé inmediatamente construyó un altar, ofreció un sacrificio y adoró a Dios. Esta ofrenda agradó a Dios- "Y percibió El Señor olor grato; y dijo el Señor en su corazón: No volveré más a maldecir la tierra por causa del hombre; porque el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud; ni volveré más a destruir todo ser viviente, como he hecho.

Mientras la tierra permanezca, no cesarán la siembra y a siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche. (Génesis 8:21-22). Dios también dio algunas instrucciones o mandamientos: (Génesis 9:3-7)

  • Todo lo que vive y se mueve será alimento para ti.
  • Así como te di las plantas verdes como alimento, ahora te doy todo.
  • Pero no debes comer carne que todavía tenga sangre, pues en la sangre está la vida.
  • Y por tu sangre seguramente exigiré cuentas. Exigiré rindan cuentas de cada animal. Y de cada hombre también, exigiré rindan cuentas de la vida de su prójimo.
  • Quien derrame la sangre del hombre, por el hombre se derramará su sangre; porque Dios hizo al hombre a su imagen.
  • En cuanto a ustedes, sean fructíferos y aumenten en número; multiplíquense en la tierra y aumenten sobre ella.

Luego Dios estableció un pacto con Noé y con cada criatura viviente.

El pecado se mostró nuevamente cuando Cam, el segundo hijo de Noé, no mostró respeto hacia su padre por lo que se convirtió en esclavo de sus hermanos. En Romanos 1:28-32, "Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; estando atestados de toda injusticia , fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican". Nótese la similitud entre los tiempos de Noé y nuestra situación:

  1. La gente estaba llena de pecado y nosotros somos pecadores- Romanos 3:23, "Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios".
  2. Estuvieron a punto de morir y quizá nosotros también. Juan 8:24ª, "Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados".
  3. A Noé se le dijo lo que debía de hacer para salvar a los justos, igual que a nosotros se nos fue dicho. Juan 8:24b, "Porque si no creéis que yo soy [quien digo que soy], en vuestros pecados moriréis".
  4. Toda la gente que vivía en el tiempo de Noé tenía la libertad para elegir por sí mismos; de igual manera nosotros tenemos esa libertad. II Corintios 6:2b, "He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación".
Preguntas:
1. Noé fue considerado justo porque construyó un arca y salvó a la humanidad.
         

2. Cuándo es un momento aceptable para la salvación.
     Después de que uno haya vivido sus excesos juveniles.
     Cuando las presiones de tiempo no son tan grandes por parte de la familia y el trabajo.
     No hay tiempo como el presente.

3. ¿Qué sucede cuando las personas no toman en cuenta a Dios?
     Nunca es tarde para aceptar el llamado de Dios.
     El tiempo suavizará el corazón creando un deseo de conocerlo.
     Dios los entrega a sus deseos.

4. Después de la adoración a Dios por parte de Noé, Dios prometió no volver a destruir con agua a todas las criaturas vivientes.
         

5. Los que no creen que Jesús es el Cristo morirán en sus pecados.
         

Las Promesas de Dios

Pasados los años, después de que Adán y Eva se dejaran llevar por su deseo de tentación antes de obedecer a Dios, doscientos noventa años después del diluvio universal y cientos de años antes de que Dios le diera a Moisés los mandamientos en piedra, Terá fue el padre de Abram. Cuando Abram llegó a la edad adulta, Dios le hizo una promesa. "Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra", (Génesis 12:1-3). Dios cambió el nombre de Abram al de Abraham cuando estableció su alianza con él. Entonces Abraham dejó su hogar y se fue a Canaán.

En Hebreos 11 leemos: "Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba. Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en la tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios", (Versículos 8-10). Debería quedar claro que la promesa que hizo Dios a Abraham era para toda la humanidad y no sólo para una nación.

Dios le había prometido a Abraham y a su esposa Sara que tendrían muchos descendientes, sin embargo Abraham y Sara no tenían hijos. Se impacientaron con Dios acerca de su promesa de un hijo, así que decidieron usar su propio criterio para encontrar una solución. Esta acción de impaciencia causó luego gran conflicto entre los descendientes de Ismael, su primer hijo nacido de una esclava de Sara, y los de Isaac, el hijo prometido. Estos conflictos existen hasta hoy. Dios esperó hasta que a Abraham y Sara les fuera físicamente imposible tener un hijo para que cuando esto ocurriera no hubiera duda alguna que fue resultado de la promesa de Dios y su fe. (Hebreos 11:11-12)

Aunque Abraham llego a ser el padre de muchas naciones y ser conocido como el padre de los fieles no estuvo libre de pecado. El mintió en más de una ocasión. Cuando Dios lo confrontó, se arrepintió y puso su fe y confianza en El. De los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob nacería un salvador que vendría al mundo a rescatar a los fieles y obedientes.

"Era Abram de edad de noventa y nueve años, cuando le apareció Jehová y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé perfecto. Y pondré mi pacto entre mí y ti, y te multiplicaré en gran manera", (Génesis 17:1-2). El pacto fue sellado por la obediencia de Abraham al mandato de Dios de circuncidar a todos los varones. Esto fue antes de que tuvieran hijos y cientos de años antes de que la Ley fuera dada a Moisés. Aproximadamente un año después, Isaac nació y Abraham lo circuncidó al octavo día de acuerdo con el pacto.

Más tarde, cuando Isaac era mayor, Dios le ordenó a Abraham que le ofreciera a Isaac como sacrificio en holocausto. Esta fue una prueba de la fe de Abraham. Posiblemente Abraham razonó que dado que Dios le dio a Isaac cuando era físicamente imposible para él y Sara tener un hijo, entonces Dios podría traer a Isaac de entre los muertos para cumplir su promesa.

¿Qué tiene de importante esta relación entre Dios y Abraham? Ante todo, Dios requiere una fe obediente. A través de la fe de Abraham, se inició la promesa de Dios de proporcionar una manera para que el hombre se reconciliara con Él. Esta promesa no se realizaría hasta años después, cuando Jesús de Nazaret, a través de una completa obediencia, se ofreciera como el sacrificio expiatorio por los pecados del hombre. Fue a través de Isaac, el hijo de la promesa, no Ismael su primogénito, que el pacto continuaría ya que Jesús era descendiente de Isaac a través de David.

La promesa de Dios fue que a través de Abraham todos los pueblos de la tierra serían bendecidos. Por lo tanto, no habría otra forma en que la humanidad pueda ganarse la reconciliación con Él. Dicha promesa es una cuestión de actitud, de fe y obediencia hacia Jesús; que es el Cristo, el Verbo y el Mensaje de Reconciliación. No debería asombrarnos que Dios bendiga a los fieles obedientes y desherede a los rebeldes desobedientes.

Preguntas
1. La promesa de Dios a Abraham de que su descendiente bendeciría a toda la humanidad la recibió…
     Tras la entrega de los Diez Mandamientos.
     En el momento en que Abraham ofreció a Isaac como sacrificio a Dios.
     Mientras estaba con su padre, Taré, y antes de ir a Canaán.

2. El pacto de Dios con Abraham se basó en la voluntad de Abraham de poner su confianza en Dios.
         

3. Dios salvó la vida física de Isaac debido a la fe y la obediencia de Abraham.
         

4. Abraham fue conocido como el padre de los fieles porque confiaba en Dios.
         

5. Dios es fiel en cumplir sus promesas.
         

Pecado Grave

Génesis 18-19

Debido a problemas entre los pastores de Abraham y Lot, su sobrino, éste permitió que Lot eligiera su tierra y Abraham tomaría otra. Lot eligió la mejor zona cerca de la ciudad de Sodoma. "Entonces Jehová le dijo: Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo, descenderé ahora, y veré si han consumado su obra según el clamor que ha venido hasta mí; y si no, lo sabré", (Génesis 18:20-21).

Antes de que Dios enviara ángeles para destruir a Sodoma, reveló sus planes a Abraham, quien le suplicó a Dios que salvara a Sodoma debido a las personas justas que viven allí. Pero había muy pocos. Entonces los ángeles de Dios en forma de hombres aparecieron al atardecer entrando en la ciudad de Sodoma. Cuando Lot vio a estos visitantes, insistió en que entraran a su casa bajo su protección.

La maldad de Sodoma se ve claramente en lo siguiente. "Pero antes que se acostasen, rodearon la casa los hombres de la ciudad, los varones de Sodoma, todo el pueblo junto, desde el más joven hasta el más viejo. Y llamaron a Lot, y le dijeron: ¿Dónde están los varones que vinieron a ti esta noche? Sácalos, para que los conozcamos. Entonces Lot salió a ellos a la puerta, y cerró la puerta tras sí, y dijo: Os ruego, hermanos míos, que no hagáis tal maldad. He aquí ahora yo tengo dos hijas que no han conocido varón; os las sacaré fuera, y haced de ellas como bien os pareciere; solamente que a estos varones no hagáis nada, pues que vinieron a la sombra de mi tejado. Y ellos respondieron: Quítate; y añadieron: Vino este extraño para habitar entre nosotros, ¿y habrá de erigirse en juez? Ahora te haremos más mal que a ellos. Y hacían gran violencia al varón, a Lot, y se acercaron para romper la puerta. Entonces los varones alargaron la mano, y metieron a Lot en casa con ellos, y cerraron la puerta", (Génesis 19: 4-10).

Los ángeles le explicaron a Lot el propósito de su misión, así que "… al rayar el alba, los ángeles apresuraban a Lot, diciendo: Levántate, toma tu mujer, y tus dos hijas que se hallan aquí, para que no perezcas en el castigo de la ciudad…El sol salía sobre la tierra, cuando Lot llegó a Zoar. Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos; y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra", (Génesis 19:15, 23-25)

Dios sacó a Adán y Eva del Jardín del Edén debido a la desobediencia. Destruyó por agua a todas la gente debido a la maldad del hombre y la intención maligna de su corazón (mente), excepto a Noé, su familia y animales seleccionados. Y destruyó a Sodoma por el fuego debido a su escandalosa maldad. Debería ser evidente que Dios no tolera la desobediencia y la maldad y los que practican tales también serán destruidos a menos que se aparten de su maldad y obedezcan la voluntad de Dios.

Preguntas:
1. ¿Qué pecado fue tan grande que Dios decidió por eso destruir a Sodoma?
     Aborto
     Adoración al diablo
     Homosexualidad

2. Lot eligió la tierra al este de Jordania porque
     Deseaba la vida en la ciudad que ofrecían Sodoma y Gomorra.
     Quería alejarse de Abraham, ya que discutían constantemente.
     La tierra parecía ser la mejor tierra.
     La Biblia no dice.

3. La desobediencia a Dios causó problemas
     En el jardín del Edén.
     Con la gente en los tiempos de Noé.
     En las ciudades de Sodoma y Gomorra
     Todo lo anterior.

4. La destrucción de la tierra alrededor de Sodoma y Gomorra sólo afectó a los hombres que intentaron contaminar a los hombres [ángeles] que visitaban a Lot.
         

5. Abraham le suplicó a Dios que salvara las ciudades de Sodoma y Gomorra debido a las personas justas que viven en estas ciudades.
         

Esclavitud

Éxodo 1-12

Dios llamó a Abraham mientras vivía en Ur de los caldeos para que fuera a un país lejano. No tenía lugar para llamar hogar; sólo una promesa de que sus descendientes algún día tendrían un hogar. Los descendientes de Abraham finalmente se convertirían en esclavos egipcios. Dios a través de Moisés los libró de la esclavitud para que fueran a la tierra de su herencia, la tierra donde deambuló Abraham. Eso es muy similar a nuestra corta estadía aquí en la tierra en medio de la maldad de ser esclavos del pecado. Dios a través de Cristo nos librará de la esclavitud del pecado y nos dará un hogar en el cielo.

Su viaje a ese país lejano, Egipto, comenzó con un acto cobarde de los hijos de Jacob contra un hermano menor, José, cuando lo vendieron a un grupo de ismaelitas, descendientes del hijo primogénito de Abraham. Lo vendieron como un esclavo común y luego engañaron a Jacob para que creyera que José había sido asesinado por un animal salvaje. Recuerda, Jacob también había engañado a su padre para recibir una bendición. José permaneció fiel a Dios y Dios lo usó en su plan para crear una nación poderosa a partir de los descendientes de Abraham. Esto ocurriría después de años de esclavitud entre un pueblo que adoraba las cosas creadas en lugar de al Dios Todopoderoso.

Después de cuatrocientos años en Egipto nació Moisés. Sus padres desafiaron los edictos del Faraón para matar al bebé y lo escondieron. Actuaron con rectitud por su voluntad de desobedecer las órdenes de Faraón en lugar de desobedecer las de Dios. "Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque vieron que no era un niño ordinario y no temieron el edicto del rey", (Hebreos 11:23). Moisés fue encontrado por la hija de Faraón, quien tuvo compasión de él. La hermana de Moisés llamó a su madre y "le dijo la hija del Faraón: Lleva este niño, y críamelo, y yo te lo pagaré. Y la mujer tomó al niño, y lo crio. Y como creció el niño, ella lo trajo a la hija de Faraón, la cual lo crió. Y cuando el niño creció, ella lo llevó a la hija de Faraón y él se convirtió en su hijo. Ella lo llamó Moisés y dijo: Lo saqué del agua". (Éxodo 2:9-10)

En Hebreos 11:24-27 leemos, "Por la fe Moisés, ya como adulto, renunció a ser llamado hijo de la hija del faraón. Prefirió ser maltratado con el pueblo de Dios a disfrutar de los efímeros placeres del pecado. Consideró que el oprobio por causa del Mesías era una mayor riqueza que los tesoros de Egipto, porque tenía la mirada puesta en la recompensa. Por la fe salió de Egipto sin tenerle miedo a la ira del rey, pues se mantuvo firme como si estuviera viendo al invisible". Después de haber sido entrenado en todos los caminos de los egipcios durante cuarenta años, Dios entrenó a Moisés otros cuarenta años como pastor antes de llamarlo a guiar a los descendientes de Abraham de la esclavitud a la tierra que fuese prometida hacía mucho tiempo a Abraham, Isaac y Jacob.

Debido a la falta de fe y obediencia de estos antiguos esclavos, pasaron cuarenta años antes de que estuvieran listos para obedecer y reclamar su tierra prometida. Aunque esta tierra les fue dada por la gracia de Dios, tuvieron que luchar contra los enemigos de Dios para habitarla. Hoy la humanidad está bajo la esclavitud del pecado. Somos liberados de esa esclavitud por la sangre de Cristo. Se necesita obediencia y fidelidad continuas para que alcancemos el Cielo, nuestra tierra prometida, mientras luchamos siempre contra los enemigos de Dios.

Preguntas
1. Moisés nació esclavo pero se convirtió en nieto del Faraón, gobernante de todo Egipto.
         

2. Moisés eligió no seguir siendo el nieto de Faraón.
     Porque Faraón trataba mejor a sus otros nietos
     Porque Faraón maltrataba a la familia biológica de Moisés
     Por su fe en El Señor Dios

3. Dado que Dios les dio Canaán a los antiguos esclavos egipcios, no se les exigió que hicieran nada para recibir su Tierra Prometida.
         

4. Las personas que son esclavas de hoy no están obligadas a hacer nada para heredar el Cielo, la Tierra Prometida espiritual
         

5. Dios entrenó a Moisés 40 años en Egipto y 40 años como pastor antes de designarlo para que sacara a los hijos de Israel de la esclavitud egipcia.
         

Liberación

Éxodo 13-14

En el momento apropiado, la madre de Moisés lo llevó a la hija de Faraón. "Moisés fue educado en toda la sabiduría de los egipcios y era poderoso en el habla y la acción. Cuando Moisés tenía cuarenta años, decidió visitar a sus compañeros israelitas. Vio a uno de ellos siendo maltratado por un egipcio, así que fue a su defensa y lo vengó matando al egipcio. Moisés pensó que su propio pueblo se daría cuenta de que Dios lo estaba usando para rescatarlos, pero no lo hicieron". (Hechos 7:22-26)

En el miedo resultante de su acción precipitada, huyó del faraón, yendo a la tierra de Madián. Se humilló a sí mismo como pastor durante cuarenta años, después de lo cual Dios estuvo listo para liberar a los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob de la esclavitud física, un símbolo de nuestra esclavitud al pecado. Dios le dio al faraón y a los egipcios diez oportunidades para elegir la obediencia sobre la destrucción. El faraón parecía reconocer el poder de Dios, pero con cada oportunidad que pasaba era más fácil para él negarse. Después de la muerte de su primogénito, les dijo a los israelitas que se fueran.

Fue en el Mar Rojo que los israelitas tuvieron que elegir obedecer a Dios o volver a la esclavitud. También fue allí donde el faraón y su ejército fueron sepultados en las aguas del mar. Una nueva nación, liberada de la esclavitud, surgió del otro lado. Así es también con nuestra huida del pecado. En la cruz de Cristo debemos tomar una decisión y sepultar a nuestro ser pecador en las aguas del bautismo para resurgir como una nueva creación. Pablo declaró en Romanos 6:3-7: "No olviden que todos los que fuimos bautizados en Jesucristo nos unimos a él en su muerte. Cuando fuimos bautizados, también fuimos enterrados con Cristo y así compartimos su muerte para que así como Cristo resucitó por el gran poder del Padre, nosotros también andemos de acuerdo a la nueva vida. Así que si fuimos unidos a Cristo en una muerte como la de él, también nos uniremos con él en su resurrección. Sabemos que nuestra vida de antes murió con Cristo en la cruz para que fuera destruido lo que desea pecar dentro de nosotros y dejáramos de ser esclavos del pecado. Un muerto está libre del poder del pecado".

Los israelitas no entraron en Canaán inmediatamente porque su fe era débil. Rechazaron el informe de Josué y Caleb, quienes confiaron en Dios. En consecuencia, vagaron por el desierto, cerca de su tierra prometida, durante cuarenta años, sin entrar nunca en la Tierra Prometida. No fue hasta que todos los hombres mayores de veinte años murieron (excepto Josué y Caleb) que se les permitió entrar a la Tierra Prometida. Dios prohibió a Moisés que los condujera a Canaán, quien los llevó. En cambio, fue Josué, el fiel ayudante de Moisés, quien los llevó. Una vez que pusieron su fe en Dios y lo obedecieron, se les permitió entrar a su Tierra Prometida. Nosotros también debemos tener una fe obediente y reconciliarnos con Dios para entrar en nuestra Tierra Prometida, el Cielo.

Preguntas
1. Al intentar liberar a Israel de la opresión, Moisés intentó tomar el asunto en sus propias manos en lugar de esperar a Dios.
         

2. Dios no le dio al faraón ninguna opción para escapar de la muerte y la destrucción.
         

3. La fe en Dios permitió que los hijos de Israel pasaran por las aguas del Mar Rojo para liberarse de la esclavitud y llegar a la otra orilla, una nueva nación.
         

4. Al llegar por primera vez a la Tierra Prometida, los hijos de Israel confiaron en
     El informe de Josué y Caleb con la guía de Dios.
     Su propia habilidad.

5. A Moisés se le permitió
     Conducir a los israelitas a la Tierra Prometida
     Entrar a la tierra prometida pero le dijo a Josué que liderara
     Ver pero no entrar en la tierra prometida

Las Tablas de Piedra del Pacto

Dios realizó muchos milagros bendiciendo a los israelitas, siendo el más prominente llevar a miles de esclavos hacia una tierra prometida años antes a Abraham.

Tres meses después de que salieron de Egipto y alrededor de cuatrocientos años después de la promesa de Dios a Abraham, acamparon en el Sinaí. Aquí apareció Dios, entregando a Moisés sus mandamientos. Éxodo 24:12, " Entonces Jehová dijo a Moisés: Sube a mí al monte, y espera allá, y te daré tablas de piedra, y la ley, y mandamientos que he escrito para enseñarles". Nos referimos a ellos como los Diez Mandamientos y se enumeran a continuación según Éxodo 20:3-17.

  1. "No tendrás dioses ajenos delante de mí".
  2. "No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra". No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos".
  3. "No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano".
  4. "Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó".
  5. "Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da".
  6. "No matarás".
  7. "No cometerás adulterio".
  8. "No robarás".
  9. "No darás falso testimonio contra tu prójimo".
  10. "No codiciarás la casa de tu vecino. No codiciarás a la esposa de tu vecino, o su sirviente o sirvienta, su buey o burro, o cualquier cosa que pertenezca a tu vecino".

Léelos nuevamente y observa que son leyes, reglas, regulaciones, cosas que hacer y cosas que no se deben hacer. ¿Encontraste alguna declaración de perdón o fe? ¿Notaste que sólo uno o dos se ocuparon del corazón, la mente o la actitud del hombre? Este pacto fue diseñado para llevarnos a Cristo, y como se menciona en Hebreos, es reemplazado por uno nuevo, un pacto que perdona la maldad. "Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo. Porque reprendiéndolos dice: He aquí vienen días, dice el Señor, en que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto; no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos no permanecieron en mi pacto, y yo me desentendí de ellos, dice el Señor". (Hebreos 8:7-9 citando a Jeremías 31:31)

"Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré; y seré a ellos por Dios, y ellos me serán a mí por pueblo; y ninguno enseñará a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor; porque todos me conocerán, desde el menor hasta el mayor de ellos. Porque seré propicio a sus injusticias, y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades." (Hebreos 8:10-12)

"Al decir 'nuevo pacto', ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer". (Hebreos 8:13) Cuando Jesús vino, predicó un mensaje de arrepentimiento, un mensaje de la gracia de Dios y de la fe, de amor y reconciliación. Su misión era "hacer la voluntad del que me envió y terminar su trabajo", (Juan 4:34). ÉL abrió el camino para el perdón de los pecados al dar voluntariamente su vida como sacrificio expiatorio por NUESTROS pecados, a todos los que creen en ÉL y que "…han obedecido de corazón aquella forma de doctrina a la cual fueron entregados". (Romanos 6:17)

"Antes de llegar esta fe, la ley nos custodiaba como a prisioneros. No tuvimos libertad sino hasta que la fe fue revelada. Por eso, la ley era nuestro guardián hasta que llegó Cristo. El resultado es que estamos aprobados a través de la fe. Ahora que ha llegado la fe, ya no necesitamos que la ley sea nuestra guardián". (Gálatas 3:23-25)

"Antes ustedes estaban espiritualmente muertos debido a sus pecados y al no tener la circuncisión en su cuerpo. Sin embargo junto con Cristo Dios les dio la vida porque nos perdonó generosamente todos los pecados. Teníamos una deuda porque no cumplimos las leyes de Dios. La cuenta de cobro tenía todos los cargos contra nosotros, pero Dios nos perdonó la deuda y clavó la cuenta en la cruz", (Colosenses 2: 13-14). El amor y la misericordia de Dios proporcionaron el sacrificio de sangre perfecto en Su Hijo. La muerte de Cristo estableció el "nuevo pacto", que brinda el perdón de los pecados y la libertad del pecado a todos los que obedecen el llamado al arrepentimiento y la obediencia, (Leer Hebreos 9:16-28).

Entonces, "La ley de la libertad será la que los juzgue a ustedes, tengan eso en cuenta en todo lo que digan y hagan. Dios juzgará sin compasión a los que no han tenido compasión de los demás. ¡La compasión triunfa sobre el juicio!". (Santiago 2:12-13)

Preguntas:
1. Dios llamó a Moisés sobre el monte para darle los Diez Mandamientos para los…
     Gentiles e Israelitas (Judíos).
     Hijos de Israel para siempre.
     Israelitas hasta que sea reemplazado por otro y mejor pacto.

2. Los Diez Mandamientos, la Ley, era un tutor o custodio para llevar a la humanidad a la fe.
         

3. Algunos de los Diez Mandamientos se pueden guardar externamente aunque no se guarden internamente en la mente y el corazón.
         

4. La Ley de Moisés preveía la salvación, el perdón del pecado.
         

5. Dios eliminó la Ley de Moisés, "los requisitos escritos a mano", clavándola en la cruz por la muerte de Jesús.
         

Aceptable a Dios

1 Samuel 16 - 2 Samuel 7

Después de ser liberado de la esclavitud egipcia y recibir una tierra que "fluye leche y miel", Israel fue gobernado por jueces a quienes Dios seleccionó. Pero los israelitas querían ser como todas las naciones a su alrededor. Rechazaron a Dios y querían un rey. Entonces Dios les dio un rey: Saúl. Él gobernó de acuerdo a lo que la gente quería: gobernó de acuerdo a opiniones y no como un siervo obediente de Dios. Por lo tanto, Samuel, bajo la dirección de Dios, ungió a David como rey, alguien que lo obedecería. Muchas veces David tuvo que huir de Saúl porque este lo estaba cazando como un criminal común al que deseaba matar. Sin embargo, a pesar de esto, David se negó a hacer nada "contra el ungido de Dios".

Después de la muerte de Saúl, David se convirtió en rey. Dios dijo de David: "Cuando Dios le quitó el trono a Saúl, puso como rey a David, de quien dijo: Me agrada David, el hijo de Yesé, porque sé que él cumplirá los planes que yo tengo". De acuerdo con su promesa, Dios levantó de la descendencia de David un salvador para Israel, que es Jesús". (Hechos 13:22-23)

En una ocasión, los hombres de David se encontraban entre los rebaños de un hombre muy rico y, mientras estaban allí, trataban honorablemente de protegerlo, no maltratando a sus pastores ni tomar nada que no fuera de ellos. Más tarde, los hombres de David tenían hambre y necesitaban comida, así que David solicitó ayuda, pero Nabal, un hombre hosco conocido por sus malos tratos, rechazó la solicitud de David de una manera dura e irrespetuosa. David se enojó mucho, con la intención de matarlo, pero se arrepintió, permitiendo que Dios ejerciera su juicio.

Pero no todo era santidad en la vida de David. En lugar de ir a la batalla con su ejército, se quedó en casa. Allí vio a una mujer encantadora, la deseaba y mandó llamarla para cometer adulterio. Al enterarse de que estaba embarazada de él, ordenó el asesinato de su esposo para encubrir su pecado. ¿Terrible? ¡Si! ¿Agradable a Dios? ¡No! David deseó satisfacción carnal y cedió a la tentación. Sufrió mucho por este pecado. Pero cuando fue confrontado por Natán, el mensajero de Dios, admitió su maldad, se arrepintió y suplicó perdón. Aunque perdonado, él todavía sufrió las consecuencias de sus acciones pecaminosas. Sin duda, su actitud de corazón, su remordimiento y su deseo de perdón para reconciliarse con Dios es la razón por la cual Dios dijo: "David, el hijo de Isaí, me agrada porque está dispuesto a hacer todo lo que yo le diga". Esta es la situación de todos hoy. Todos hemos pecado, necesitamos la actitud adecuada hacia nuestro pecado y debemos reconciliarnos con Dios.

Dios le prometió a David que uno de sus descendientes se sentaría en su trono para siempre, refiriéndose a Jesús, el Cristo, cuyo reino no tendrá fin. Fue Cristo, sin pecado, obedeciendo totalmente a Dios, dando voluntariamente su vida como un sacrificio expiatorio por nosotros, cumpliendo así la promesa de Dios a David y Abraham.

Preguntas
1. David se negó a herir a Saúl, rey de Israel, ya que Saúl había sido nombrado rey por Dios y hacerle daño sería como faltarle el respeto a Dios.
         

2. Una persona agradable a Dios es…
     Alguien que enseña las leyes y mandamientos de Dios.
     Una que es poderosa para guiar al pueblo de Dios.
     Quien desee hacer lo correcto y corregir los actos pecaminosos que pudo haber cometido.

3. David es un ejemplo para nosotros en que él…
     Fue un rey poderoso.
     No pecó, por lo tanto, Jesús que no tuvo pecado pudo ser el Hijo de David.
     Se arrepintió rápidamente y suplicó la misericordia de Dios al darse cuenta de sus pecados.

4. Dios siempre estuvo complacido con las acciones de David.
         

5. Jesús, un descendiente de David, dio su vida como sacrificio expiatorio por el perdón de los pecados.
         

Profetas del Antiguo Pacto

Dios habló directamente a Adán, Noé, Abraham, Isaac y Jacob durante el periodo al que muchos se refieren como la "Era Patriarcal." Durante el establecimiento de la nación de Israel, Dios habló con Moisés, Josué y luego con sus jueces. Mientras Samuel era juez, la gente se rebeló exigiendo un rey. Durante el reinado de los reyes, Dios entregó su mensaje a través de los hombres a los que nos referimos como profetas. Todos los profetas transmitieron el mensaje de Dios a los Hijos de Israel, pero no todos dijeron profecías sobre el Mesías venidero. Durante cientos de años y por muchos profetas diferentes se registran más de 50 profecías, todas las cuales se cumplieron en Jesús. A continuación se enumeran algunas profecías seguidas de su cumplimiento en el Nuevo Testamento.

Malaquías 3:1- "El Señor Todopoderoso dice: ´Miren, yo envío a mi mensajero para que me prepare el camino. El Señor al que ustedes buscan vendrá de repente al templo, ya viene aquel a quien ustedes tanto desean, el mensajero del pacto´, dice el Señor de los ejércitos celestiales". Mateo 2:2 - "Después de que Jesús nació en Belén de Judea en los días del rey Herodes, unos sabios de Oriente llegaron a Jerusalén y preguntaron: ¿Dónde está el rey de los judíos recién nacido? Pues vimos su estrella cuando salió y venimos a adorarle".

Génesis 49:10 - "Nadie le va a quitar el poder a Judá, ni el cetro que tiene entre los pies, hasta que llegue el verdadero rey y todas las naciones lo obedezcan".

Lucas 3:23-38 - Se ve la genealogía de Jesús rastreando su linaje a través de David hasta Adán.

Jeremías 23:5 - "El Señor dice: Viene el día en que le daré a David un retoño legítimo. Será un rey que reine sabiamente y mantenga la justicia y el derecho en el país".

Mateo 1:1 - Este es un registro de la vida de Jesús el Mesías, el hijo de David, el hijo de Abraham.

Isaías 7:13-14 - "Entonces Isaías dijo: Escuchen, los de la familia de David: ¿No les basta con agotar la paciencia de los seres humanos? ¿Quieren ahora agotar también la paciencia de Dios? Por tanto, el Señor les dará una señal: Miren, la joven quedará embarazada y dará a luz un hijo, al que llamará Emanuel".

Mateo 1:18 - "Ahora el nacimiento de Jesús el Mesías sucedió de esta manera. Cuando su madre, Mary, estaba comprometida con José, antes de que vivieran juntos, descubrió que estaba embarazada por el Espíritu Santo".

Miqueas 5:2 - "Tú, Belén Efrata, eres pequeña entre los clanes de Judá, pero de ti saldrá el jefe de Israel, quien luego vendrá a mí. Su origen es antiguo, viene de mucho tiempo atrás".

Mateo 2:1 - "Jesús nació en Belén de Judea en los tiempos del rey Herodes. En aquel tiempo, unos sabios que venían desde el oriente llegaron a Jerusalén…"

Zacarías 9:9 - "¡Sion, alégrate!, ¡Jerusalén, grita de alegría! Mira, tu rey se acerca; él es justo y victorioso. Sin embargo, es humilde, va montado en un burro".

Mateo 21:6-7 - "Los seguidores se fueron e hicieron lo que Jesús les había dicho. 7 Trajeron la burra y el burrito, pusieron sobre ellos sus mantos y Jesús se sentó encima".

Isaías 53:5 - "…en realidad él fue traspasado debido a nuestra rebeldía. Fue magullado por las maldades que nosotros hicimos. El castigo que él recibió hizo posible nuestro bienestar. Sus heridas nos hicieron sanar a nosotros".

Mateo 27:26 - "Entonces Pilato puso en libertad a Barrabás. Luego hizo que le dieran latigazos a Jesús y lo entregó para ser crucificado".

Isaías 53:7 - "Lo trataron cruelmente y lo torturaron, pero él se mantuvo humilde y no protestó. Permaneció en silencio, como cuando llevan a un cordero al matadero o como cuando una oveja guarda silencio ante los que la trasquilan".

Mateo 27:12-14 - "Pero cuando los jefes de los sacerdotes y los ancianos líderes lo acusaron, no respondió nada. Entonces Pilato le preguntó: ¿No escuchas todas las acusaciones que están haciendo en tu contra? Pero Jesús no le respondió nada, ni siquiera a una sola acusación. Pilato estaba muy sorprendido".

Isaías 53:9 - "Lo enterraron al lado de criminales y en una tumba de ricos, aunque él nunca fue violento ni engañó a nadie".

Mateo 27:57-60 - "Al atardecer, un hombre rico llamado José de Arimatea, vino a Jerusalén. Él también se había convertido en seguidor de Jesús. Fue a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús. Pilato ordenó que se lo entregaran. José llevó el cuerpo y lo envolvió en una sábana limpia. Después puso el cuerpo en un sepulcro nuevo que había sido cavado en la roca. Luego corrió una piedra muy grande hasta la entrada del sepulcro y se fue".

1. Dios habló directamente con Adán, Noé, Abraham y David.
         

2. No hay profecías sobre un redentor
         

3. Isaías fue el único profeta que profetizó acerca de un Mesías.
         

4. Hubo más de 50 profecías de muchos profetas, todas las cuales se cumplieron en Jesús de Nazaret, El Cristo.
         

5. Dios entregó su mensaje a través de los reyes de Israel a Sus profetas.