EL CAMINO BIBLICO
  Página Inicial «  Página Anterior
La Eternidad
  Página Siguiente »   Perguntas
 
Imprimir esta página
¿A DÓNDE IRÁ SU ESPÍRITU CUANDO USTED MUERA?

Introducción

"Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, sopló en su nariz aliento de vida y fue el hombre un ser viviente." (Génesis 2:7)

Refiriéndose al cuerpo físico, Salomón afirma: "Pues lo mismo les sucede a los hijos de los hombres que a las bestias: como mueren las unas, así mueren los otros, y todos tienen un mismo aliento de vida. No es más el hombre que la bestia, porque todo es vanidad. Todo va a un mismo lugar; todo fue hecho del polvo, y todo al polvo volverá." (Eclesiastés 3:19-20)

Al hablar sobre ambos, el cuerpo y el espíritu: "Antes que la cadena de plata se quiebre, se rompa el cuenco de oro, el cántaro se quiebre junto a la fuente y la polea se rompa sobre el pozo; antes que el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio." (Eclesiastés 12:6-7)

"El hombre que muere, ¿volverá a vivir?" (Job 14:14)

De nuestras experiencias en la vida, es fácil para nosotros entender la verdad que cuando una persona muere, su cuerpo empieza a descomponerse en tierra. Pero, ¿Qué hay del espíritu del hombre? ¿A dónde va al morir? Este estudio presenta un par de posibles respuestas derivadas de la escrituras. Luego, responde la más crítica pregunta: "¿Qué debo hacer para ser salvo del pecado y para recibir perdón y vida eterna?"

De seguro que el más grande consuelo para nosotros, al afrontar el fin de nuestros días en esta tierra, es el conocimiento de a donde iremos cuando muramos. ¿Qué nos pasará? ¿Seguiremos existiendo aunque sin un cuerpo físico? Las respuestas para estas preguntas pueden ser respondidas solo por Dios, y yo pienso que el nos las ha respondido en su palabra, la Biblia. Nosotros no somos abandonados en la oscuridad del mundo no conocido que nos aguarda.

Definiciones
Sin embargo, antes de leer estas escrituras debemos reconocer que para entender lo que la Biblia dice, debemos entender las palabras que se usan. Usualmente, la mejor manera de definir una palabra es viendo cómo es usada en la Biblia.

Muerte - El cesamiento de la vida. La muerte física esta definida como el cesamiento del funcionamiento del cuerpo físico: Corazón, pulmones, cerebro, etc. La muerte es cuando el espíritu abandona el cuerpo.

    Santiago 2:26 - "…el cuerpo sin espíritu está muerto…"

    Eclesiastés 12:7 - "Antes que el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio."

    2 Pedro 1:13-15 - "Tengo por justo, en tanto que estoy en este cuerpo, el despertaros con amonestación, sabiendo que en breve debo abandonar el cuerpo, como nuestro Señor Jesucristo me ha declarado. También yo procuraré con diligencia que, después de mi partida, vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas."

    Lucas 23:46 - "Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Habiendo dicho esto, expiró."

Sepultura - El lugar donde el cuerpo físico muerto es colocado, la tumba o algo que marca la tumba.

Hades - De la palabra griega "aidos," que significa "no visto" o "no conocido." Es el mundo no visto de los espíritus de aquellos que están muertos. Corresponde a la palabra Hebrea "Seol."

    Mateo 11:23 - "Y tú, Capernaúm, que eres levantada hasta el cielo, hasta el Hades serás abatida, porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en ti, habría permanecido hasta el día de hoy. Mateo 16:18 - "Y yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no la dominarán."

    Lucas 16:23 - "En el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno." Hechos 2:27 - "Porque no dejarás mi alma en el Hades ni permitirás que tu Santo vea corrupción."

    Hechos 2:31 - "Viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades ni su carne vio corrupción."

    Apocalipsis 6:8 - "Miré, y vi un caballo amarillo. El que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades lo seguía: y les fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad y con las fieras de la tierra."

    Apocalipsis 20:13-14 - "El mar entregó los muertos que había en él, y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos, y fueron juzgados cada uno según sus obras. La muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda."

Seol - Una palabra hebrea que significa "no visto" o "no conocido." Tiene el mismo significado que la palabra aidos, traducida como Hades. Algunas Biblias han erróneamente traducido aidos como "infierno." Esta traducción errónea comúnmente genera confusión.

    Génesis 37:35 - "Se levantaron todos sus hijos y todas sus hijas para consolarlo, pero él no quiso recibir consuelo, diciendo: '¡Descenderé enlutado junto a mi hijo hasta el seol!' Y lo lloró su padre."

    Números 16:33 - "Ellos, con todo lo que tenían, descendieron vivos al seol; los cubrió la tierra y desaparecieron de en medio de la congregación."

    Job 17:16 - "A la profundidad del seol descenderán, y descansaremos juntos en el polvo."

    Salmos 49:15 - "Pero Dios redimirá mi vida del poder del seol, porque él me tomará consigo."

    Proverbios 9:18 - "Pero ellos no saben que allí están los muertos, que sus convidados están en lo profundo del seol."

    Isaías 14:9 - "El seol abajo se espantó de ti; despertó a los muertos para que en tu venida salieran a recibirte; hizo levantar de sus sillas a todos los grandes de la tierra, a todos los reyes de las naciones."

    Isaías 28:15 - "Vosotros habéis dicho: 'Hemos hecho un pacto con la muerte; un convenio hicimos con el seol. Cuando pase el torrente del azote, no llegará a nosotros, porque hemos puesto nuestro refugio en la mentira y en la falsedad nos esconderemos.'"

    Jonás 2:2 - "Y dijo: Invoqué en mi angustia a Jehová, y él me oyó; desde el seno del seol clamé, y mi voz oíste."

    Ezequiel 32:21 - "De en medio del seol le hablarán los fuertes de los fuertes, junto con sus aliados, los que descendieron y yacen con los incircuncisos muertos a espada."

Infierno - Del hebreo "geenna" que significa el valle de Hinón o valle de lamentación. Este era un valle fuera de Jerusalén donde los judíos sacrificaron sus hijos al dios Moloc, echándolos a un horno ardiente. El Nuevo Testamento usa la palabra para describir el destino eternal de los malditos, perdidos, pero nunca para el estado presente de los muertos.

Entonces, ¿A dónde va la persona cuando muere?



Modelo Ortodoxo - Perspectiva lógica

Hay muchas ideas de diferentes perspectivas teológicas pero una de las más lógicas, basada en el raciocinio de diferentes escrituras, es que toda la gente va al Hades cuando muere. El Hades es entendido como la morada no antes vista de los espíritus de los muertos que esperan el retorno del Señor y la resurrección. Considere estas escrituras y luego sígalas a su razonada conclusión:
1. Jesús fue al paraíso inmediatamente cuando murió. "Entonces Jesús le dijo: --De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso."

2. Jesús murió y mientras su cuerpo físico reposaba en la tumba, Él (su alma) fue al Hades (el mundo desconocido de los muertos). Sin embargo, Él no permaneció en el Hades. Al tercer día retornó del Hades, al ser levantado de la muerte. "Porque no dejarás mi alma en el Hades ni permitirás que tu Santo vea corrupción… Él, viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades ni su carne vio corrupción." (Hechos 2:27,31)

3. Vemos de ahí que el paraíso no es lo mismo que el Hades, sino uno de los dos compartimientos localizados en el Hades. Lázaro murió y fue al "seno de Abraham." Eso debe corresponder al paraíso, donde el ratero de la cruz fue cuando murió. El hombre rico fue al Hades, pero estaba en tormento y no en el paraíso. Había una división entre los dos lugares, el tormento y el paraíso, para que ninguno pueda pasar de uno al otro. "Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. En el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno…Pero Abraham le dijo: 'una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quieran pasar de aquí a vosotros no pueden, ni de allá pasar acá.'" (Lucas 16:22-23,25,26)

4. La conclusión razonada es que todos los espíritus de todos los que murieron fueron al Hades, el lugar de los espíritus de los muertos. Algunos (los perdonados, los justos, los correctos) estaban en una buena situación, el paraíso; y algunos (los no perdonados, los injustos, los malos) estaban en una mala situación, el tormento.

5. Un día, Jesús va a regresar a levantar los cuerpos de aquellos que murieron, ambos los salvados y los perdidos. "No os asombréis de esto, porque llegará la hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno saldrán a resurrección de vida; pero los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación." (Juan 5:28-29) Y luego Él juzgara a todos los hombres. "Por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, acreditándolo ante todos al haberlo levantado de los muertos." (Hechos 17:31)

6. Los perdidos (aquellos en el lado de tormento del Hades) irán a su eterno castigo (infierno) pero los salvados (aquellos en el lado de paraíso del Hades) irán a su premio eterno en el cielo. "Irán estos al castigo eterno y los justos a la vida eterna." (Mateo 25:46)

La conclusión es el resultado de reconciliar lógicamente los varios versos que hablan sobre el destino de la gente cuando ellos mueren. No hay una afirmación clara y unificada en la Biblia. El siguiente simple diagrama muestra esta idea:

Otro Posible Modelo

Basada en varias escrituras, este escenario cambió dramáticamente cuando Jesús se levanto de la muerte. Desde la resurrección de Jesús, las almas de los salvados que mueren van directo al cielo en vez de ir al Hades. De acuerdo a esta idea, todos los salvados que ya habían muerto y estuvieron en el lado del paraíso del Hades, abandonaron el Hades y fueron con Jesús al cielo. Los perdidos se quedan en el Hades y esperan el Día del Juicio. Desde la resurrección, aquellos cristianos que mueren ahora van directo al cielo en vez de ir al Hades. Si esto es correcto, esta interpretación explicaría muchas escrituras:

1. Jesús prometió "Sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no la dominarán." (Mateo 16:18)

El Hades es visto como un tipo de prisión. Eso quiere decir que aquellos en el Hades no son libres de vivir a su voluntad. Una persona muerta no puede regresar a la vida por su propia fuerza de voluntad. Imagine al Hades como un lugar con puertas para entrar y para salir, pero la puerta de salida a sido cerrada. Jesús prometió que las puertas del Hades no prevalecerán contra la Iglesia (la gente salvada). Si hoy día, las puertas del Hades no permanecen contra la Iglesia, entonces la Iglesia no está sujeta, atrapada o prisionera en ese respecto.

2. Jesús murió, fue enterrado y descendió al Hades, pero fue resucitado y ascendido al cielo, llevando con él a los salvados que fueron mantenidos cautivos en el Hades. Imagínese a Jesús saliendo del Hades, dejando las puertas abiertas en el buen lado, y los salvados en el Hades saliendo con Él, también yendo al cielo.
    Efesios 4:8-9 - "Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad…"

3. Todo esto concuerda con el deseo de Pablo. Su esperanza, al morir, no fue ir al Hades, donde ya no se puede encontrar a Jesús. Para estar con Cristo, Pablo tendría que ir al Cielo, donde esta Cristo.

    Filipenses 1:23 - "Teniendo deseo de partir y estar con Cristo."

    2 Corintios 5:-8 - "Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor porque por fe andamos, no por vista. Pero estamos confiados, y más aún queremos estar ausentes del cuerpo y presentes al Señor.

    1 Tesalonicenses 5:9-10 - "Dios no nos ha puesto para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, quien murió por nosotros para que ya sea que vigilemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él.

4. En el quinto sello de Apocalipsis 6:9, Juan vio las almas de cristianos hechos mártires que estaban bajo el altar y ese altar estaba frente al trono de Dios en el cielo. Estos mártires no estaban en el Hades sino en el cielo.

    Apocalipsis 6:9 - "Cuando abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían muerto por causa de la palabra de Dios y del testimonio que tenían."

    Apocalipsis 8:3 - "Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos sobre el altar de oro que estaba delante del trono."

5. Jesús prometió que aquellos que viven y creen en Él nunca morirán.

    Juan 11:25-26 - "Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?"

Desde la resurrección, aquellos que viven y creen (fe, confianza y obediencia) en Jesús, ¡no mueren! A pesar que sus cuerpos físicos dejan de funcionar y tienen que ser desechados, sus almas o espíritus no van al lugar de los muertos (Hades) sino van directamente al Cielo para estar con Cristo, quien declaró, "Yo soy el camino, la verdad y la vida." (Juan 14:6)

6. Si los salvados en Cristo que ya están muertos están en los cielos, entonces 1 Tesalonicenses 4:14 tendría sentido cuando dice que cuando Jesús regrese, el traerá en su compañía aquellos que duermen en Él. Ellos regresarán con Él y recibirán, en la resurrección, sus nuevos y gloriosos cuerpos inmortales.

    1 Tesalonicenses 4:14 - "Si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él."

7. En 2 Corintios 12:2-4, Pablo habló de un hombre que fue llevado al tercer cielo, es decir, el paraíso. Para los judíos, en la Biblia, el primer cielo significaba la atmosfera (cielo aéreo), el segundo cielo significaba el espacio exterior (cielo sideral), y el tercer cielo era el lugar donde habitaba Dios. El tercer cielo, el lugar donde habita Dios, es llamado Paraíso, la misma palabra que Jesús usa con el ladrón arrepentido en la cruz ("Hoy estarás conmigo en el paraíso"). Fue como si Jesús, saliendo del lado del paraíso en el Hades, transfiriera el paraíso del Hades al cielo. Antes de la resurrección, el paraíso fue una parte del Hades pero ahora es parte de cielo.

    2 Corintios 12:2-4 - "Conozco a un hombre en Cristo que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo. Y conozco al tal hombre (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe), que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar."

8. Esto puede explicar por qué Esteban, cuando moría por el evangelio dijo "Señor Jesús, recibe mi espíritu." Cuando el murió, su pedido fue concebido - Jesús recibió su espíritu. Hoy, el espíritu de Esteban esta con Jesús.

    Hechos 7:54-60 - "Oyendo estas cosas, se enfurecían en sus corazones y crujían los dientes contra él. Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios y a Jesús que estaba a la diestra de Dios, y dijo: "Veo los cielos abiertos, y al Hijo del hombre que está a la diestra de Dios". Entonces ellos, gritando, se taparon los oídos y arremetieron a una contra él. Lo echaron fuera de la ciudad y lo apedrearon. Los testigos pusieron sus ropas a los pies de un joven que se llamaba Saulo. Mientras lo apedreaban, Esteban oraba y decía: "Señor Jesús, recibe mi espíritu". Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: "Señor, no les tomes en cuenta este pecado". Habiendo dicho esto, durmió."

El verdadero cristiano, hoy en día, al momento de su muerte, puede también decir "Señor Jesús, recibe mi espíritu." Confiando plenamente que lo hará.

El siguiente gráfico ilustra esta idea.



Cualquiera sea la respuesta correcta a la pregunta concerniente al destino inmediato de una persona cuando muere, el destino eternal es o el cielo o el infierno. La pregunta más crítica, entonces, tiene que ser "¿Qué debo hacer para ser salvado eternamente?" Aquel que encuentre la respuesta a esa pregunta se encontrará con una seria decisión qué tomar.

¿QUÉ DEBO HACER PARA SER SALVADO DE MIS PECADOS Y RECIBIR EL PERDON Y LA VIDA ETERNA?

Debo reconocer que soy un pecador que necesita un salvador.
Mucha gente no siente la necesidad de un salvador porque ellos no se sienten perdidos. Así sea por oír un sermón conmovedor; quizá a un amigo que comparta con usted la verdad; quizá leyendo un tratado; sea cual sea, de alguna manera usted debe llegar al entendimiento que "… todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios." (Romanos 3:23) Como dijo hace mucho tiempo atrás el profeta Isaías: "Vuestros pecados han hecho que oculte de vosotros su rostro para no oíros." (Isaías 59:2) ¡Nuestro propio pecado nos separa de Dios! "La paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23) Esta es una muerte espiritual, la cual es una separación de Dios para aquellos que están perdidos. "Pero, ¿qué hay de mis buenas obras?" puede que alguien diga. La respuesta sería: "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No por obras, para que nadie se gloríe." (Efesios 2:8-9) "Pero mis pecados son pequeños" otros dicen, pero "Porque cualquiera que guarde toda la Ley, pero ofenda en un punto, se hace culpable de todos." (Santiago 2:10)

El orgullo humano y la autosuficiencia son las barreras más grandes contra la salvación. Aquel que se rehúsa a admitir que es un pecador en necesidad de perdón esta perdido y no puede ser salvado.

¿Ha entendido la desesperación de ser un pecador en necesidad de un salvador?

Yo debo reconocer que Jesús es la única esperanza de salvación.

No hay otra forma de salvación.
Por su muerte en la cruz, Jesús es capaz de salvar, de poner en libertad, y rescatar pecadores. En Juan 14:6, Jesús declaró: "Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí." La única manera en la que podemos llegar a Dios es mediante Cristo. También leemos en Hechos 4:12, "Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos." No podemos ser salvos por confiar en Mohamed, Buda, el Judaísmo, los dioses hindúes o cualquier otra religión. Tampoco podemos crear nuestro propio sistema de "cristiandad," como lo es hecho hoy en día, y esperar que este nos salve. Solo Jesucristo puede especificar las condiciones para nuestra salvación, porque Él pago nuestro precio y es nuestro único salvador. No hay otra manera.

¿Está listo para echarse a los pies del único que lo puede salvar - Jesús el Cristo?

Yo debo creer estas buenas noticias que Jesucristo vino a la tierra, vivió una vida perfecta, fue crucificado por mis pecados, fue enterrado pero se levantó de los muertos al tercer día y ahora vive para siempre a la diestra de Dios para interceder por mí.

Lo que Jesús hizo por nosotros se llama "el Evangelio," que significa "¡buenas noticias!" En Marcos, Jesús nos dice que debemos creer este evangelio para ser salvados.

    Marcos 16:15-16 - "Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que crea y sea bautizado, será salvo; pero el que no crea, será condenado."

¡Qué gran historia! Dios en forma humana, en la persona de Jesús de Nazaret, pasó por muchas tentaciones, ¡pero nunca pecó!

    1 Pedro 2:21 - "Para esto fuisteis llamados, porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo para que sigáis sus pisadas."

Él hizo muchas señales y milagros para probar su divinidad.

    Juan 20:30-31 - "Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero estas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre."

Él murió por nosotros - ¡un sacrificio a Dios por todos nuestros pecados!

Hebreos 1:10-14 - "También dice: "Tú, Señor, en el principio fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tú permaneces. Todos ellos se envejecerán como una vestidura; como un vestido los envolverás, y serán mudados. Pero tú eres el mismo, y tus años no acabarán". ¿A cuál de los ángeles dijo Dios jamás: "Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies"? ¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?

Finalmente, Él fue levantado de los muertos, probando que Él es el Hijo de Dios.

    Romanos 1:4-5 - "Él, que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por su resurrección de entre los muertos. Por medio de él recibimos la gracia y el apostolado para conducir a todas las naciones a la obediencia de la fe por amor de su nombre."

    1 Corintios 15:1 - "Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis."

¿Está usted listo para creer y obedecer el evangelio?

Debo arrepentirme de mis pecados.
Jesús dice en Lucas 13:3, "Os digo: no, antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente." O es arrepentirse o es perecer; la decisión es nuestra. Hechos 17:30 dice, "Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan." Toda la gente en todas partes, y esto nos incluye a usted y a mí, son mandados por Dios a arrepentirse. ¿Arrepentirse de qué? Arrepentirse de nuestros pecados. Arrepentirse de no servir totalmente y de no seguir todo lo que Dios dice. Dios está pidiendo que nos arrepintamos. Él grandemente desea que retornemos a Él. Él nos dice en 2 Pedro 3:9, "El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento." Dios quiere que nos arrepintamos para que podamos ser salvos. Él esta esperándonos pacientemente. Pero eventualmente se acabará nuestro tiempo. Mientras más demoremos en arrepentirnos, más duros se vuelven nuestros corazones.

Arrepentirse no es solamente sentirse apenado. 2 Corintios 7:10 dice, "La tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de lo cual no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte." El arrepentimiento es un cambio de corazón y un cambio de mente. Nosotros debemos decidir dejar de vivir la vida a nuestra manera y debemos empezar a vivirla a la manera de Dios. Es mediante esta decisión que vamos a servir a Dios con todas nuestras fuerzas y haremos todo lo que Él dice. Mateo 22:37, "Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente." En otras palabras, nosotros debemos hacerlo con todo nuestro ser.

Romanos 2:4 dice, "¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y generosidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?" Dios ha sido tan bueno con nosotros, y esto debe causar que nosotros queramos complacerlo en todo modo. Dios, por su amor por nosotros, ha hecho tanto por nosotros, y por esto leemos en 1 Juan 4:19, "Nosotros lo amamos a él porque él nos amó primero." Esto debe causar que nosotros queramos arrepentirnos y que hagamos todas las cosas que nos pidió que hagamos, de otra manera no amamos a Dios. Jesús dijo en Juan 14:24, "El que no me ama no guarda mis palabras."

¿Ama a Dios? Si lo hace, usted querrá hacer todo lo que Él dice. En Juan 14:15 Jesús dice, "Si me amáis, guardad mis mandamientos." ¿Está usted dispuesto a mostrar su amor a Dios mediante el arrepentimiento? ¿Renunciando a todos sus pecados y desobediencias? ¿Decidiendo que usted dará su vida para seguir y obedecer a Jesús? Jesús dice: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame." (Marcos 8:34). ¿Ha decidido que ya no quiere pecar? Si es así, usted está listo para ser unido con Cristo.

Yo debo confesar a Jesús
Jesús quiere que lo confesemos ante los hombres. En Mateo 10:32-33 el dice, "A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también lo confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también lo negaré delante de mi Padre que está en los cielos." Si negamos a Cristo nosotros vamos a perdernos. No debemos avergonzarnos de confesar a otra gente que creemos que Jesucristo es el hijo de Dios. Jesús dice en Marcos 8:38, "Por tanto, el que se avergüence de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles." Si Él se avergüenza de nosotros, eso quiere decir que nosotros vamos a estar perdidos.

Hay muchos ejemplos de gente en la Biblia que confiesan su fe en Cristo. Uno se encuentra en Mateo 16:16-17, "Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos." Cristo estaba complacido con la confesión de Pedro y Él también lo estará con la nuestra.

En Hechos 8:36-37 un hombre hizo una pregunta, "Yendo por el camino llegaron a un lugar donde había agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua, ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Él respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios." Esa es la buena confesión.

Pero hay más. Nosotros no solo confesamos que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios. También confesamos que Él es nuestro Señor. "Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo." (Romanos 10:9) Nosotros lo nombramos como nuestro líder, dueño, gobernador, jefe, patrón, el que tiene toda la autoridad sobre nuestras vidas. Algún día, todos van a hacer esta confesión ("Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre." (Filipenses 2:10-11) Pero para algunos será demasiado tarde.

¿Está usted listo para confesar a otros que usted cree que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios y que Él es ahora Señor y Maestro de su vida?

Yo debo ser sumergido en el nombre de Jesús para perdón de mis pecados
Hechos 2:38 - "Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo." Nosotros debemos ser bautizados, sumergidos, para recibir el perdón de nuestros pecados.

Hechos 22:16 - "Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate, bautízate y lava tus pecados invocando su nombre." Nosotros somos bautizados para que nuestros pecados sean lavados y mediante esa acción, llamamos el nombre del Señor. Llamar el nombre del Señor quiere decir invocar a que entre en acción. Llamamos el nombre del Señor, ¿para qué? ¡Para salvarnos! (Lavar nuestros pecados)

1 Pedro 3:21 - "El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias del cuerpo, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) mediante la resurrección de Jesucristo." El bautismo, de acuerdo a Pedro, no es una limpieza exterior de la suciedad del cuerpo físico. En vez, el bautismo que nos salva es una 'solicitud' a Dios para recibir una buena consciencia. El bautismo es una oración, una solicitud, una súplica a Dios para una limpieza interior del alma culpable. Por eso, el bautismo en la muerte de Cristo es la verdadera oración Bíblica de los pecadores.

¿Qué nos salva de nuestros pecados? ¡La sangre de Jesús! ¿Cuándo nos salva la sangre de Jesús? ¡Cuando somos bautizados! Así que, ¿en dónde queda el poder salvador? Está en la sangre de Cristo. (La resurrección de Jesucristo es el evento que validó la pena de su muerte en la cruz.) La fe - bautismo nos liga con la muerte, la sepultura y la resurrección de Cristo.

El ser bautizado "en su muerte" y ser "unido con Él en su resurrección" (Romanos 6:3-5) es cómo la salvación viene a nosotros mediante el bautismo.

La salvación (perdón de pecados) que viene del ser unidos, reconciliados, con Dios en Cristo es dada cuando nuestros corazones confiados solicitan a Dios una buena consciencia. Nosotros hacemos esto cuando somos bautizados. El bautismo es la fe que pide a gritos (una oración de súplica) a Dios que nos salve basado en la muerte de Cristo en la cruz, el sacrificio de expiación. ¿Necesita ser bautizado?

Yo debo ser fiel hasta la muerte
Colosenses 1:21-23 - "También a vosotros, que erais en otro tiempo extraños y enemigos por vuestros pensamientos y por vuestras malas obras, ahora os ha reconciliado en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprochables delante de él. Pero es necesario que permanezcáis fundados y firmes en la fe, sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído…"

Apocalipsis 2:10 - "¡Sé fiel hasta la muerte y yo te daré la corona de la vida!"

Este es solo un resumen de la voluntad de Dios para su vida. Aquellos que entran en el camino de Cristo, pasan toda su vida buscando su perfección, preparándose para la vida eternal que los salvados disfrutarán en la presencia de Dios. Ahora, usted debe decidir. Cada uno de nosotros decidirá su propio destino eternal. ¿Cuál será su decisió

? Mateo 7:13-14 "Entrad por la puerta angosta, porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; pero angosta es la puerta y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan."

1. ¿Cuál es el nombre de la morada de los espíritus de los muertos?
     Paraíso
     Hades
     Tormento
     No se sabeAdán, consecuentemente toda la humanidad, fue creado.

2. ¿Qué palabras (Seol, Hades, Infierno, y Tumba) significan lo mismo?
     Seol y Hades
     Seol e Infierno
     Seol y Tumba
     Hades e Infierno
     Hades y Tumba
     Infierno y Tumba

3. Jesús afirmo que las puertas del Hades no prevalecerán contra su Iglesia.
         

4. Jesús declaró "Yo soy el camino, la verdad y la vida."
         

5. De acuerdo a la escritura, todos han pecado.
         

6. Las personas son salvadas mediante
     Gracia mediante fe
     Gracia
     Viviendo una vida buena y moral

7. ¿Cuántas maneras de obtener salvación hay?
     Muchas
     Una
     No está dicho en las escrituras

8. ¿Es necesario que uno reconozca que es pecador?
         

9. A Cristo no le importa si yo no declaro al mundo que Él es el Hijo de Dios.
         

10. El bautismo en Cristo es una súplica a Dios para perdón para que Dios pueda obrar mediante la sangre de Jesús que fue dada como sacrificio perfecto por el pecado.
         

Vaya a la tapa de la página